• 1 tarro leche evaporada helada del día anterior
  • 1 Tarro de leche condensada
  • 1 ½  sobre de gelatina sin sabor
  • ½ taza de crema de leche
  • ½ taza de jugo de limón
  • Ralladura de limón
  • Frutas confitadas maceradas en licor
  • Frutas frescas y hojas de menta para decorar

 

  1. Hidratar la gelatina con un poco de agua caliente
  2. Mezclar la leche condensada con el limón. Reservar la mitad
  3. Batir la leche evaporada hasta que triplique, luego agregar la crema de leche, la ralladura de limón, la mitad de la leche condensada con el limón y la gelatina.
  4. Poner la mezcla en verrines (vasitos pequeños) y enfriar.
  5. Decorar con fruta confitada y fruta fresca.