Macarons, macarrones, maccarones, mostachones, maccherones

Son muy tradicionales de la pastelería francesa y son dos galletas horneadas muy crujientes por fuera y blandas por dentro, unidas por una crema (ganache), de sabores tan diversos como vainilla, café, chocolate, pistachos, avellanas, fresas, canela, limón, etc. La base de la preparación es de clara batida, almendra molida y azúcar en polvo.

Fue traído por Catalina de Médicis a Francia en el siglo XVI.  Al comienzo era preparado por las monjas en el Monasterio Las Carmelitas y hay varias ciudades y leyendas que se disputan el origen: Nancy, Pau, Reims, Amiens, Saint Emilion, San Juan de Luz…

Ingredientes:

  • 3 claras
  • 210 grs. de azúcar flor
  • 125 grs. almendras molidas
  •  30 grs de azúcar extra fina (azúcar granulada pasada por licuadora o procesador)
  •  Colorante verde
  • 100 gramos de chocolate blanco
  • 1 cda. de mantequilla
  • 1/2 cda de pasta de pistacho sin sal
  • 20 cl crema de leche
  • Preparación:   Pre calentar el horno a 160° C y poner una hoja de silicona en una placa o forrar con 3 capas de papel mantequilla . Mezclar muy bien el azúcar con las almendras. Tamizar Luego batir la claras y cuando estén bien firmes agregar poco a poco la mezcla con movimientos envolventes agregar el colorante. La mezcla tiene que estar en su punto, ni muy liquida ni muy espesa y se introduce en una manga pastelera con una boquilla redonda y en la lata hacer unos macarrones no muy grandes y dejar un margen porque aumentan de tamaño. Dejar reposar 30 minutos y luego al horno por 20 minutos los macarrones de 8 cm (depende del tamaño y de cada horno, solo la experiencia da el TIEMPO CORRECTO)                                                                                                                                                                                           Relleno:   Preparar la crema del relleno con el chocolate, la mantequilla, la crema de leche y el pistacho en una olla a fuego muy bajo y luego poner en el refrigerador para endurecer y luego rellenar con una manga pastelera.