de Marina (y con arreglos de Manana)

El poeta José Gálvez bautizó esta riquísima receta que preparaba su mujer Amparo, famosa por su cocina, quien heredó de su familia esta receta. Y la razón del nombre dijo…”porque es dulce y suave como el suspiro de una limeña”…

6 porciones

  • 1 tarro leche condensada
  • 2 tarros de leche evaporada
  • 6 yemas
  • 1 cdta esencia de vainilla
  • 1 cdta esencia de almendras
  • 6 claras, batidas a punto de merengue
  • ½ taza de azúcar
  • Oporto (que cubra el azúcar)
  • 1 cda. de mantequilla
  • Canela y nueces molidas para decorar
  • ½ kilo de manjar de campo (de la Violeta o Laura R)

 

  1. Preparar un manjar con los 3 tarros de leche, llevar a fuego suave y revolver con una cuchara de madera hasta formar un manjar blanco, +o- 40 a 60 minutos ( se pone mas oscuro )
  2. Retirar del fuego y agregar las yemas dejándolas caer de a poco, siempre revolviendo para que no se corte la preparación. Luego llevar a fuego suave o bañomaría, unos 3 minutos, sin que hierva.
  3. Agregar el manjar de campo.
  4.  Agregar la vainilla, esencia de almendra y una vez fuera del fuego la mantequilla, revolviendo hasta que se derrita.
  5. Vaciar en una fuente o copas individuales y dejar enfriar en el refrigerador.
  6. Para el Merengue:
  7. En una olla chica poner el azúcar con el oporto y llevar a fuego para un almíbar.
  8.  Mientras tanto batir las claras y una vez listo el almíbar de pelo, agregarlo de a poco a las claras, siempre batiendo hasta que enfrié la preparación (un buen rato)
  9. Con el merengue decorar el postre con una manga y espolvorear canela y nueces picadas.

 

*Se sugiere acompañar con un LATE HARVEST bien frío